Como lo haremos habitualmente nos centraremos en el comportamiento del Mercado Norteamericano. Recientemente este se ha encontrado en una situación de “ningún lugar donde esconderse” para los inversores en las últimas semanas.

Si observamos el desempeño de los 70 tipos diferentes de clases de activos, desde oro a bonos y petróleo a acciones, aproximadamente el 90% de ellos bajan en el año hasta mediados de noviembre (rendimiento total negativo en términos de dólares). La última vez que tantas clases de activos se redujeron al mismo tiempo, ninguno de nosotros estaba vivo: tendríamos que volver a 1920, cuando el 84% de las 37 clases de activos se encontraban en negativo.

Normalmente, esperamos que las diferentes clases de activos no correlacionados zigzageen, es decir mientras que unos bajan que otros suben, y esto es por lo que la Diversificación es generalmente una herramienta útil para suavizar los rendimientos a lo largo del tiempo. Sin embargo, en estos días, parece que solo hay una dirección posible para que vayan las distintas clases de activos: hacia abajo.

Para los lectores es probable que haya un resultado negativo para estos datos sombríos, pero sin embargo yo he sido sistemáticamente optimista en los mercados de valores durante todo el año debido al bajo riesgo de recesión y la convicción personal de que la economía global y sobretodo la de los EE. UU. seguirá creciendo durante 2019. Veo estas disminuciones sincronizadas como una “pausa y actualización” para los mercados, antes de lo que posiblemente podría ser el tramo final en este mercado alcista durante el próximo año más o menos.
En otras palabras, considero que la actividad correctiva actual es positiva para los mercados, no negativa. En 2017, solo el 1% de las clases de activos arrojaron rendimientos negativos, un recordatorio de que con todo el ‘dar’ que hemos sacado de este mercado alcista, deberíamos esperar razonablemente un poco de ‘toma’ también. Así es como funcionan los mercados.

Sin duda, hemos visto un poco de debilidad en los mercados de vivienda y automóviles en el último trimestre o dos, que es una información importante orientada al consumidor que vale la pena observar de cerca. Pero en general, en mi opinión, la economía se mantiene en una base sólida, incluso hasta el punto en que creo que todavía está justificado un aumento de la tasa de interés en diciembre, a pesar de su riesgo percibido y su impopularidad. Las corporaciones de S&P500 siguen registrando un crecimiento de ganancias de dos dígitos, el desempleo ronda los mínimos récord, la inflación se mantiene bajo control y se espera que la economía crezca cerca del 3% en 2019. Teniendo en cuenta todos estos factores, podría alentarse a los inversores para ver la presión de venta actual como lo veo yo: como una oportunidad estratégica, y no como una señal de que es hora de ponerse a la defensiva.

Una perspectiva más amplia

Las liquidaciones de activos o ventas masivas a menudo brindan oportunidades estratégicas para reequilibrar las carteras. Como los precios de los activos cambian o tal vez su valor disminuye muy rápidamente, muchas veces los inversores pueden usar esas oportunidades para construir una posición en un activo, un sector o una clase de activos, o en última instancia reasignar una cartera de inversiones.

Pero eso no es lo que quiero enfocar aquí. En realidad quiero utilizar la acción “correctiva” actual en los mercados para brindar a los lectores una perspectiva más a largo plazo, especialmente si las actuales disminuciones lo están empujando hacia cambios radicales en su cartera. En mi opinión, siempre necesitamos dosis saludables de perspectiva a largo plazo cuando se trata de invertir, y posiblemente no haya un mejor momento para hacerlo que durante una venta masiva.

Dado que el tema de la columna de esta semana se centra en la caída de las clases de activos en general, creo que es una buena idea echar un vistazo a una variedad de rendimientos de clase de activos a largo plazo. La idea aquí es contrastar la presión de venta a corto plazo con la fuerza de las ganancias a largo plazo. Los inversores con una mentalidad a largo plazo, de acuerdo con esto, generalmente están menos asustados por la volatilidad del mercado como la que estamos viendo hoy.

A continuación, planteo los rendimientos totales anualizados para un puñado de clases de activos durante un período de 15 años, desde 2003-2017. Es muy importante que los lectores tengan en cuenta que estos retornos incluyen la disminución de la Gran Recesión del 2008, cuando el mercado de valores de USA perdió en algún momento casi la mitad de su valor.

Rentabilidad total anualizada de 2003-2017:

Resumen final para los inversores

Tengo cuatro conclusiones de los datos anteriores para compartir con los lectores:

1) Durante largos períodos de tiempo a lo largo de la historia, los bonos y sobretodo las acciones han arrojado rendimientos positivos favorables.

2) Una cartera diversificada de acciones, bonos y REIT puede haber producido rendimientos positivos positivos en los últimos 15 años.

3) Incluso teniendo que soportar el peor mercado bajista en casi un siglo (2008), las acciones, los bonos y los REIT lograron un muy buen rendimiento durante los últimos 15 años.

4) En mi opinión, centrarse en el largo plazo frente al corto plazo es quizás la clave más importante para el éxito en la inversión.

2 Comentarios
  1. lagasale 2 años

    Impresionante análisis, tener objetivos a largo plazo creo que es la clave. Estupendo análisis dentro del pesimismo actual!

Contesta

2020 Acciones Hoy - Diseño Sektor17

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account